Buscar
  • Dra. Naylu Martinez

Hoy quiero hablarte de manejo efectivo de emociones!!!

Para ello expliquemos algunos conceptos básicos que a veces se quedan filosofando en la Academia, en los libros, y en las Bibliotecas, pero que son bien útiles que entendamos para poder aplicarlos.


1. La preocupación emocional


La percepción emocional es la habilidad para identificar y reconocer tanto los propios sentimientos como los de aquellos que te rodean. Implica prestar atención ( escucharnos a nosotros mismos) precisión las señales emocionales de la expresión facial, movimientos corporales y tono de voz. Esta habilidad se refiere al grado en que nosotros podemos identificar convenientemente nuestras propias emociones, así como los estados y sensaciones fisiológicas y cognitivas ( se me acelera el corazón , me dan ganas de ir al baño, etc) que éstas conllevan.


Por último, esta habilidad implicaría la facultad para discriminar acertadamente la honestidad y sinceridad de las emociones expresadas por los demás. En clase, por ejemplo, los alumnos ponen en práctica diariamente estas habilidades cuando regulan sus acciones en el aula tras una mirada seria del profesor. Igualmente, el profesorado también hace uso de esta habilidad cuando observa los rostros de sus alumnos, y percibe si están aburriéndose, o si están entendiendo la explicación y, tras decodifcar la información de sus rostros, actúa cambiando el ritmo de la clase, incluyendo alguna anécdota para despertar el interés o bien poniendo un ejemplo para hacer más comprensible la explicación del tema. En un nivel de mayor complejidad, los profesores con altas habilidades de percepción emocional son aquellos que perciben y son conscientes del estado de ánimo del alumnado y cuando preguntan a un alumno “Naylú, ¿te pasa hoy algo?, te noto algo rara, que raro que no estas haciendo preguntas” , si los que me conocen personalmente saben que soy un poco preguntona… Son capaces de identificar la discrepancia entre lo que uno puede estar sintiendo o pensando y aquello que realmente verbalizamos. Esta capacidad para discriminar las discrepancias entre el comportamiento verbal y las manifestaciones expresivas del alumno le permite al profesor saber que, a pesar de que el alumno afirme en un primer momento que no ocurre nada, no es totalmente cierto y que ahora es el momento oportuno para ofrecerse a hablar y escuchar el problema, proporcionando apoyo y comprensión.



2.La Facilitación o Asimilación emocional


La facilitación o asimilación emocional implica la habilidad para tener en cuenta los sentimientos cuando razonamos o solucionamos problemas. Esta habilidad se centra en cómo las emociones afectan al sistema cognitivo y cómo nuestros estados afectivos ayudan a la toma de decisiones. También ayudan a priorizar nuestros procesos cognitivos básicos, focalizando nuestra atención en lo que es realmente importante. En función de los estados emocionales, los puntos de vista de los problemas cambian, incluso mejorando nuestro pensamiento creativo. Es decir, esta habilidad plantea que nuestras emociones actúan de forma positiva sobre nuestro razonamiento y nuestra forma de procesar la información. Por ejemplo, algunos alumnos necesitan para concentrarse y estudiar un cierto estado anímico.




3 La regulación emocional


Es la habilidad más compleja de la IE. Esta dimensión incluiría la capacidad para estar abierto a los sentimientos, tanto positivos como negativos, y reflexionar sobre los mismos para descartar o aprovechar la información que los acompaña en función de su utilidad. Además, incluye la habilidad para regular las emociones propias y ajenas, moderando las emociones negativas e intensificando las positivas. Abarca pues el manejo de nuestro mundo intrapersonal y también el interpersonal, esto es, la capacidad para regular las emociones de los demás, poniendo en práctica diversas estrategias de regulación emocional que modifican tanto nuestros sentimientos como los de los demás. Esta habilidad alcanzaría los procesos emocionales de mayor complejidad, es decir, la regulación consciente de las emociones para lograr un crecimiento emocional e intelectual. Por ejemplo, cada vez que un alumno se ve involucrado en un conflicto interpersonal en el recreo, (e. g., un niño le quita el balón a otro para jugar) una resolución no agresiva del conflicto implica la puesta en práctica de habilidades de regulación o manejo de situaciones interpersonales. Igualmente, cuando llegan los exámenes y la ansiedad del alumnado empieza a incrementar, cada alumno utiliza diferentes estrategias de regulación intrapersonal para sobrellevar esa etapa de estrés sin que le afecte en el rendimiento (e.g., hablar con otros contándoles cómo se siente de nervioso, petición de ayuda a compañeros, desdramatizar la importancia del examen, escuchar música, realizar actividades deportivas...). En el profesorado, puesto que la enseñanza es reconocida como una de las tareas profesionales más estresante, la utilización de habilidades de regulación es indispensable y sumamente recomendable. Créeme esta ultima No es así tan fácil, como se describe , pero Podemos trabajarla y lograr ese entrenamiento que todos necesitamos.

Por otro lado…

Hagamos un poco de Historia, el psicoanalista Franz Alexander en el siglo pasado descubrió que las personas que reprimen sus sentimientos tenían la presión arterial elevada de forma permanente. Las emociones reprimidas se tornan desbordantes buscando ser liberadas y producen la psicosomatización, que consiste en la expresión de lo psicológico mediante síntomas físicos, de manera en que el cuerpo también enferma. Pero la clave para llevarnos bien con nuestras emociones tampoco está en no reprimirlas, ( en decir que no existen, en evadirlas )pues no reprimirlas en forma alguna puede llevar a otros tipos de trastornos incluso más graves, y a meterte en más de un lío del que te puedas arrepentir.

No podemos ni desconectar ni elegir nuestras emociones, pero podemos intentar conducirlas mediante el control emocional, que no debe ser entendido como forma de represión de las emociones, sino como forma de regularlas, y poder así modificar nuestro estado anímico y sentimental, cuando es necesario. El objetivo de las técnicas de control es evitar que cuando se dispara una emoción negativa, nos arrastre y la expresemos de una forma desbordante de la que luego nos podamos arrepentir. A continuación quiero que veas conmigo algunas técnicas:




Técnicas no cognitivas para controlar las emociones


Aunque a los psicoterapeutas no recomendamos evitar o huir de las situaciones (el estilo de afrontamiento de evitación y huida es poco efectivo en la resolución de problemas), en el caso de controlar las emociones negativas, yo al igual que muchos otros colegas, haré una excepción y expondré que la primera y más simple técnica de control emocional es aprender a evitar lo que nos genera emociones negativas, ya sean personas o situaciones, como tratar de evitar a una persona que nos agobia cada vez que la vemos, no ir a un evento al que sabemos que va a asistir nuestra ex pareja, o si estamos a dieta evitar tener enfrente alimentos prohibidos, por ejemplo.


Técnicas de respiración profunda


Otra de las técnicas más sencillas y útiles para controlar las tanto emociones como reacciones fisiológicas, antes, durante y después de enfrentarse a situaciones emocionalmente intensas, es la respiración profunda. Por un lado porque oxigena nuestros órganos y hace que el cerebro trabaje mejor, y por otro lado porque relaja y con ello consigue calmarnos. Hay múltiples técnicas para realizarla, una muy conocida es la de realizar las fases de la respiración haciendo un conteo, este conteo puede variarse ya que todos tenemos ritmos de respiración diferentes y no se trata de forzar la respiración, lo ideal es encontrar el número que mejor se adapte a la nuestra. Un ejemplo de esta forma de realizar la respiración profunda es el siguiente:

  1. Inspira profundamente mientras cuentas mentalmente hasta 5

  2. Mantén la respiración mientras cuentas mentalmente hasta 4

  3. Suelta el aire mientras cuentas mentalmente hasta 10

  4. (Repite varias veces hasta que te sientas más relajado)



De esta manera obtendremos una respiración lenta y un poco más intensa que nuestra respiración normal. Se puede comprobar que realizas la respiración correctamente poniendo una mano en el tórax y otra en el abdomen, lo estás haciendo correctamente si al respirar sólo se mueve la mano del abdomen (por este motivo a la respiración profunda también se le llama abdominal o diafragmática).

En conclusión si te digo que existe alguna técnica perfecta, alguna pastilla mágica, alguna pócima milagrosa , algún aceite esencial infalible, créeme que te estaría mintiendo, hoy día existen muchos recursos, muchos profesionales que nos pueden ayudar , pero siempre la Clave va a estar en Ti!, en que sepas identificar tus emociones y aprendamos a controlarlas y / o regularlas de diferentes maneras.

También te puede interesar Psicologia y mente/ Técnicas de Control Emocional: 10 estrategias efectivas Las emociones influyen en el pensamiento y la conducta, por eso el control emocional es importante. 70 ISSN 0213-8464 • Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 19(3), (2005), 63-93 La Inteligencia Emocional y la educación de las emociones desde el Modelo de Mayer y Salovey ISSN 0213-8464 • Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 19(3), (2005), 63-93 71 Pablo Fernández Berrocal y Natalio Extremera Pacheco




8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo