Buscar
  • Dra. Naylu Martinez

Salud Mental y Migraciones



Esta semana, me animé a escribir desde la Mujer migrante, la Dra., la esposa y la madre que soy. Si así como lo lees, por más que lleves más de 6, 7 ,8 hasta 20 años en el país donde decidiste migrar, nunca olvidamos nuestras raíces y siempre añoramos algo de nuestra “tierrita” como dicen los hermanos paisas. Yo particularmente añoro nuestro Ponche crema venezolano “de Eleodoro”, aunque acá en Puerto Rico ,tierra Hermosa que me recibió cálidamente desde el año 2011 hacen un espectacular coquito, que es muy parecido,!!! Pero en fin hoy quiero escribirte de lo estresante y emocionalmente agotador que puede ser, la migración! Él dejar todo atrás y movernos a otro país.


Las personas que emigran en condiciones de desigualdad, muchas veces se enfrentan a una desintegración familiar, a sensaciones de desarraigo, a peligros de muerte al cruzar de forma indocumentada las fronteras. También hay casos en que son afectados por la delincuencia organizada, sus derechos laborales son violados por parte de empleadores y pueden sufrir redadas, acoso y deportación por autoridades migratorias. Qué son los duelos en la migración? Los duelos no solo aplican a cuando se nos va o se nos duerme un ser querido en la muerte, También aplica a este tipo de situaciones, por ejemplo:


La lengua

En ocasiones las personas migran a países donde se habla otro idioma y si la persona no conoce o domina este idioma se le hará más difícil el adaptarse, encontrar trabajo y realizar tareas diarias como transportarse, ir al mercado o ir al médico. A mí después de nueve años en Puerto Rico se me confunde todavía el “ahora” con el “ahorita” siempre se lo digo a mis pacientes.


La Cultura

Cada región o país tiene valores y costumbres diferentes que en ocaciones chocan con la cultura propia del migrante y hacen más difícil la adaptación. También es común que el migrante extrañe cosas muy propias de su lugar de origen como la música, la comida, las fiestas, el sonido de los rios, el color de los campos, el olor a pan fresco y la música de los pueblos.


Los Paisajes

Los paisajes, los colores, los olores, la temperatura cambian de un lugar a otro y el estar alejado de esos lugares familiares puede causar algo de estrés, todavía más si los cambios son drásticos, como por ejemplo una persona que ha vivido siempre en una región tropical y que emigra a un lugar con inviernos fuertes, nieve y temperaturas bajo cero.





El estatus social


El acceso o falta de acceso a ciertas oportunidades en el lugar de destino, como trabajo, vivienda, servicios de salud, servicios sociales, el estatus migratorio de la persona (tener papeles o no), entre otros, puede determinar el nivel de estrés en que vive un migrante. También si es una persona que en su lugar de origen tenía un estatus social medio o alto, con un trabajo profesional, y al emigrar se ve obligada a vivir en condiciones más bajas y realizar trabajos diferentes a su profesión, este cambio puede crear mayor estrés.





El contacto con el grupo de pertenencia


En ocasiones el migrante se enfrenta a situaciones de rechazo en el lugar de destino por el hecho de pertenecer a una cultura o raza diferente o simplemente por el hecho de ser migrante. Al mismo tiempo, el migrante puede sentirse incómodo al verse y sentirse diferente a los demás, por no “pertenecer” a ese grupo y, por echar de menos a “su gente”.


Los riesgos para la integridad física


El viaje migratorio puede ser largo, peligroso, y estar lleno de incertidumbre, sobre todo cuando las personas migran sin la documentación necesaria. Pueden ser objeto de abusos físicos y mentales por parte de quienes los cruzan , de las autoridades, o de bandas de asaltantes que aprovechan el estado de indefensión de los migrantes. También, dependiendo de la forma en cómo se emigre y por dónde se realice el viaje, el migrante puede enfrentarse a otros peligros de la naturaleza como deshidratarse en el desierto , congelarse en las montañas, ser atacado por animales salvajes y venenosos, ahogarse al cruzar ríos y canales o al hacer el viaje por mar en balsas endebles o sobrecargadas.





Estos duelos se dan en mayor o menor grado en todos los procesos migratorios de acuerdo con las condiciones en que la persona emigra. Usualmente cuando alguien emigra en buenas condiciones, por ejemplo con visa y permiso de trabajo, con su familia, a un lugar de donde sabe el idioma, es posible que esta persona tenga un proceso de adaptación mas llevadero.


Ahora bien, muchas veces esto no sucede de esa forma, y las personas por razones humanitarias, huyen del país de origen, sin tener las condiciones mínimas necesarias ( documentos , visados de aceptación en el país receptor, documentos de trabajo, vivienda segura, etc.) es en estos casos cuando dichos factores son de riesgo para presentar las siguientes condiciones:

  1. Duelo migratorio

  2. Stress postraumático

  3. Ansiedad por separación

  4. Depresión

Para mas información, revisa estos artículos:

https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-inmigracion-salud-mental-13077363

http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1657-70272007000200002




9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo