top of page

¿Cómo la gratitud influye en su salud mental?

Autora: Jeannette Meléndez. Estudiante de Maestría de Trabajo Social Clínico de la Universidad Ana G Méndez, Tampa FL.


Cuando analizamos el diario vivir del ser humano, podemos percatarnos que la mayor parte del tiempo las personas viven resaltando las cosas negativas que les suceden. A caso has pensado cuanto tiempo al día te la pasas recordando aquellas cosas malas o negativas que te sucedieron o tal vez a raíz de eso imaginas un futuro devastador. La realidad es que la mente se acostumbra a siempre buscar o detectar los problemas y obstáculos. Ahora bien, cuanto tiempo al día o a la semana utilizas para disfrutar y pensar en todas aquellas cosas positivas que te rodean o te suceden. Muchas veces se piensa que deben ser grandes logros o acontecimientos para catalogarlo como cosas buenas. La verdad es que, aunque sea pequeño o aunque pienses que no tiene significado comienza a visualizarlo de otra manera y tu mente se acostumbrara a resaltar lo positivo y no las cosas negativas.


La gratitud no es otra cosa que saber ser agradecido, apreciar los aspectos (no materialistas) de la vida y reconocer que los demás desempeñan un papel en nuestro bienestar emocional. La gratitud está fuertemente vinculada con la salud mental, la satisfacción vital, el optimismo, la autoestima, las relaciones sociales y la felicidad que perdura a lo largo de la vida. La gratitud te ayuda a lograr el autoconocimiento y la autogestión.


Las personas agradecidas suelen ser más felices y están satisfechos con su vida, su familia y amistades cercanas. La gratitud puede aumentar los neuroquímicos esenciales. Una mentalidad optimista libera neuroquímicos del bienestar como la dopamina, la oxitocina y la serotonina. La gratitud nos predispone a identificar con mayor facilidad todo lo bueno que hay en nosotros y en nuestro entorno. Así, al percibirnos a nosotros mismos y a nuestra vida desde un prisma más positivo, experimentaremos mayores niveles de felicidad y satisfacción. Por el contrario, cuando nos centramos en los aspectos menos favorables, podemos sentirnos incómodos y descontentos con quienes somos y con las circunstancias que nos rodean.

Si quieres experimentar cómo la gratitud ayuda a mejorar la salud mental no es suficiente con practicarla durante un par de días. Se debe adquirir el hábito y adoptar esta nueva perspectiva de manera regular. Tomate un tiempo o un espacio para analizar todas aquellas cosas buenas que has vivido. Puedes hacer apuntes y cuando sientas que tu mente solo esta pensando o buscando donde esta el problema, puedas buscar tus apuntes y recordar por que debes expresar gratitud. Debes recordar que posiblemente al comenzar este nuevo hábito sientas que no tienes ganas o que es algo forzado o tal vez piensas que no encuentras nada positivo en tu vida. No obstante, cuando lo hagas en repetidas ocasiones notaras que lo podrás lograr de manera natural y comenzaras a ver los cambios. El expresar gratitud te beneficiara a ti y a tu salud mental.

14 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page